En la mente de los rescatadores

Si hay algo de lo que no se pueda acusar a Merkel es de falta de transparencia. Desde el principio anunció que esta crisis serviría para crear “más Europa” y con frecuencia repite ese estribillo, que es el que da la clave del liderazgo alemán en la UE. A quienes, como George Soros, se preguntan por qué Merkel no ha apagado el fuego con celeridad, al estilo Lehman Brothers, con una rápida unión bancaria o la emisión de eurobonos que sofocasen el incendio, hay que explicarles que el objetivo de Merkel no es apagar el fuego, sino utilizarlo para quemar rastrojos y poder después hincar el arado de un proyecto de mucho más calado.
Alemania siempre ha sido el país más europeísta y federalista de Europa, de eso no cabe duda. Los líderes alemanes tuvieron siempre muy claro que el euro necesita una unión política que lo respalde y ya en 1991 nos advertía Helmut Kohl: “No nos vamos a cansar de repetirlo. La unión política es la contrapartida indispensable a la unión económica y monetaria”. El tiempo le ha dado la razón. En ese camino, Alemania ha encontrado siempre la resistencia de París al proyecto federal de Europa y en la crisis parece haber encontrado Angela Merkel la palanca con la que cree que podrá hacer saltar la obstinada cerrazón de su más importante socio europeo. Desde ese punto de vista, Grecia, Irlanda, Portuga, incluso España e Italia, son pasos en el camino, pero el destino es París. Es cuestión de sangre fría. A pesar de los embates de las bolsas y los ataques de pánico que las primas de riesgo y las agencias de calificación provocan en suelo europeo, a la canciller no le temblará el pulso. No piensa disparar la munición que aún tiene acumulada hasta que el enemigo esté lo suficientemente cera y tenga la seguridad de que dará en el blanco.
No habrá eurobonos hasta que no esté funcionando el Pacto Fiscal. La visión de Merkel de la crisis es utilitarista, los mercados están obligando a los países periféricos a emprender esas reformas que sólo aceptan con la soga al cuello y tendrán sobre Hollande el poder de convicción que le falta a Merkel. O por las buenas, o por la crisis, nos encaminaremos todos hacia un crecimiento que no dependa del crédito y sólo entonces los Estados serán lo suficientemente fuertes e independientes, no como ahora, para hacer frente a los mercados, así lo ve Merkel. El próximo paso hacia la Europa federal será crear un ministerio de finanzas europeo legitimado sobre estructuras democráticas federalistas. El gobierno de Berlín y la oposición han consensuado que lo mejor sería que los ciudadanos europeos voten directamente al Presidente de la Comisión para superar el déficit democrático en la Unión Europea. Para llegar ahí, sin embargo, se necesita que caigan las piezas mayores. Y en ello estamos. La batalla final se librará en París.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Aterrizaje en la Plaza Roja

Acabó en la cárcel, pero sigue creyendo que valió la pena. “Demostré lo lejos que puede llegar un individuo”, dice hoy Mathias Rust, cuando se cumplen 25 años de su aterrizaje en la Plaza Roja de Moscú. Su hazaña dio la vuelta al mundo, mostró las deficiencias de seguridad de la otrora omnipotente Unión Soviética y dejó en ridículo una geopolítica congelada en dos bloques antagónicos que sufría gota y progresiva parálisis.
“Hasta el momento en que despegué en Helsinki no sabía si realmente volaría a Moscú. Peroestaba convencido de que hacía lo correcto. Si no me decidía en ese momento a volar a Moscú, no volvería a tener esa oportunidad”, recuerda, todavía con aire de ensoñación. “Tenía la idea de construir un puente imaginario entre los dos bloques con ese vuelo”, explica.
Rust se había inspirado en Perry Rhodan, el astronauta super héroe de las historietas infantiles alemanas. Tenía solo 19 años cuando, en mayo de 1987, se subió a una avioneta ligero monomotor Cessna-172R con la loca idea de traspasar el telón de acero. “Lo más difícil era encontrar el coraje”, señala, recordando el momento más crítico del viaje, “cuando habían pasado horas desde que cruzara la frontera soviética por Estonia, apareció un avión militar, un MIG-23, y fui presa del pánico. Pensé que había llegado mi hora, pero después de cinco minutos eternos volando en paralelo, sencillamente desapareció. Me planteé si debía retroceder, pero ya había llegado demasiado lejos”.
Tampoco fue sencillo el aterrizaje porque los curiosos se arremolinaban sin dejarle libre el espacio suficiente. La sobrevoló varias veces, pero los curiosos, incluyendo soldados y policías, no entendían que quería aterrizar. Cuando por fin lo consiguió, los moscovitas se le acercaban para saludarle cordialmente. Pero este no era ni mucho menos el final feliz de su aventura, que no había hecho más que empezar.
Quedó en evidencia que el 15% del presupuesto que se gastaba en resguardar seguridad y fronteras no servía para mucho. E l ministro de Defensa soviético fue destituido como consecuencia del incidente, Rust cayó en manos de la KGB y acabó condenado a cuatro años encarcelado en un campo de trabajo. “22 horas al día en una pequeña habitación, caminar dos horas por el jardín de la cárcel… eso fue muy difícil. Muchas veces deseé no haber volado”, reconoce. Fue liberado a los catorce meses en un gesto de buena voluntad del Gobierno de Gorbachov, por el que todavía hoy siente agradecimiento.
En la actualidad, Rust está preparándose para convertirse en maestro de yoga, y es un experto en meditación que sigue negando cualquier relación con los servicios secretos occidentales. Aún hoy resulta difícil creer que emprendiese semejante aventura sin ayuda alguna y las teorías más retorcidas apuntas a que Gorbachov utilizó el vuelo de Rust para hacer una purga general entre la jefatura conservadora de las Fuerzas Armadas que no apoyaban sus reformas, destinadas a reforzar la democracia, la perestroika y la glasnost. Además, a partir de ese momento empezó la desintegración de las Fuerzas Armadas de la URSS y la degradación del propio país. En todo caso, la habilidad de Rust para estar en el sitio adecuado y en el momento adecuado sigue sorprendiendo: en medio de la crisis financiera, hoy ocupa un puesto de responsabilidad en el departamento de inversiones de un banco de Zurich.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Pro multis

El Papa Benedicto XVI ha enviado una carta a los obispos de Alemania, explicando el sentido de las palabras “pro multis” (por muchos) en el momento de la consagración, pidiendo que se usen estas palabras en el rito. La misiva del Papa recuerda que estas palabras deben remplazar a “por todos”, como lo había pedido ya una modificación realizada en el año 2006 con un decreto de la Congregación para la Disciplina de los Sacramentos y el Culto Divino.
El decreto señala que en donde se decía que la Sangre de Jesús “será derramada por vosotros y por todos los hombres para el perdón de los pecados”; se debe decir ahora “será derramada por vosotros y por muchos”; en vez de “por todos”. En su carta a los obispos de Alemania, fechada el 24 de abril, el Papa explica que el problema se origina en un consenso exegético sobre la traducción del “pro multis” en los años en que el Misal Romano fue traducido al alemán, cuando se entendió que las palabras “mucho” y “muchos” en hebreo se refería a toda la comunidad, a “todos”.
“Este consenso exegético se desmoronó, ya no existe. En la traducción alemana de la Sagrada Escritura, la narración de la Última Cena dice: ‘Esta es mi Sangre, la Sangre de la Alianza, que se derrama por muchos’. El cambio del ‘pro multis’ a ‘por todos’ no fue por tanto una traducción pura, sino una interpretación que fue y sigue siendo muy razonable, pero más interpretación que traducción”, explica el Santo Padre.
Tras hacer un análisis sobre la importancia de la literalidad en la traducción de los textos litúrgicos y la Biblia, que no debe eximirse de la interpretación de los mismos, el Papa afirma que en su misión de anunciar la Buena Nueva, la Iglesia debe cuidar que “la Palabra debe existir como ella misma, en su propia forma, aunque resulte extraña; la interpretación debe ser medida por la fidelidad a la propia Palabra, pero, al mismo tiempo, ser accesible al oído moderno”.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Guerrila Garten

Todavía estaba en pie el Muro de Berlín cuando Osman Kalin okupó una parcelita adyacente a la denominada “zona de la muerte”, en la que tanto las madres des este como las del oeste prohibían a sus hijos jugar por miedo a las balas perdidas, para plantar una pequeña huerta. Su lógica, sencilla pero aplastante, desafiaba al dislate global de la Guerra Fría: mejor tierra cultivada que tierra yerma.
Yo ví por primera vez a Osman kalin en 1997 (Ana Alonso, que tiene mejor memoria, recordará aquel fugaz encuentro con más detalle), sin conseguir entender del todo qué hacía aquel hombre cultivando lechugas en un solar abandonado en medio de una gran capital europea. Por entonces era ya un anciano con su barba blanca y su aspecto de ángel perdido, en aquel Berlín habitado por los espíritus más variopintos. No desentonaba, pero su presencia, de puro etérea, era irreal.

¡Quién iba a decirme que aquel ángel hortofrutícola terminaría inspirando una revolución! Bien entrados en el siglo XXI, una guerrilla urbana lo ha tomado como icono y le dedica sus incursiones nocturnas en la decoración urbana de la capital alemana. Se llaman a sí mismos la Guerrilla Garten y actúan desde el más cuidado anonimato. Con nocturnidad, armados de semilleros y plantas jóvenes, okupan solares vacíos o rincones descuidados y plantan jardines un tanto descuidados, pero tupidos y frescos. Así, cualquier vecino que aparcó la bici la noche anterior junto a una farola en un terragal, puede encontrarse la mañana siguiente con que debe traspasar un lago multicolor de petunias y pensamientos para recuperar su vehículo. Descubrir que la esquina de la calle, hasta anoche mismo un espacio a evitar por el barro que forman los charcos de agua de lluvia, se ha convertido en un denso jardín de begonias y tulipanes, causa efectos secundarios como cierta desorientación espacial y resaca psicológica.
Las falta de control sobre los fertilizantes utilizados en estos ataques jardinícolas es total, pero aún así, el alcalde de Berlín, Klaus Wowereit, se niega a perseguir a este movimiento anarquista que ni siquiera respeta la propiedad privada. Igual plantan un vergel ilegal junto a un depósito público de basura que en un patio privado hecho un basurero.
El movimiento anarquista se mantiene activo durante todo el año, pero cobra una inusitada actividad en primavera. Se trata, además, de un tipo de lucha urbana internacionalizada y que cuenta con seguidores también en Londres, Varsovia, Roma y Nueva York. Pero los guerrilleros berlineses se inspiran concretamente en Osman Kalin y han hecho célebre su nombre en internet, por lo que turistas de toda Europa llegan a Bethaniendamm, en el barrio de Kreuzberg, preguntando por su huerta ilegal y dispuestos a comprarle tomates, cebollas e incluso ajos. Kalin parece bastante estupefacto por el fervor que despiertan sus productos, convertido en todo un símbolo involuntario de la resistencia al urbanismo, a la desertización o simplemente a la atonía de los colores del invierno, un catálogo de ideas-sentimientos a la carta, según el gusto de cada gerrillero Garten.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Cabalgata Pascual

La espiritualidad alemana, tan diferente de la española, no da para procesiones como las que desfilan por nuestras calles estos días, pero sí aparece reflejada en algunas bellas tradiciones. Son muy conocidos los huevos de pascua decorados artesanalmente y los bizcochos en forma de cordero. Pero la que más me llama la atención, personalmente, es la cabalgata pascual que tiene lugar en la región de Oberlausitz.
Cada domingo de Pascua, hombres ataviados con trajes de fiesta y sombreros de copa y montados en caballos hermosamente adornados, desfilan de pueblo en pueblo, en el estado alemán de Sajonia. Según una antigua costumbre, los aproximadamente 1.600 jinetes pascuales realizan la cabalgata movidos por su profunda y renovada convicción religiosa. El vistoso desfile, que los lleva por las parroquias vecinas, tiene por objeto que los caballeros anuncien la resurrección de Jesucristo, gritando “¡Cristo ha resucitado!” a todos aquellos que los esperan, apostados a lo largo de las calles. Los hombres que van en la primera fila de cada uno de los cortejos portan guiones, estandartes y una cruz.
Es una tradición antiquísima. Los primeros desfiles de los que ha qudado constancia histórica datan del año 1490. En el triángulo formado por las ciudades de Bautzen, Hoyerswerda y Kamenz, territorio donde se encuentran asentados los sorbios católicos, una minoría eslava occidental, se realizan en total nueve procesiones, que en su conjunto pasan por más de 30 localidades. Los jinetes pascuales de Bautzen, Crostwitz, Nebelschuetz, Ostro, Panschwitz-Kukau, Radibor, Ralbitz y Storcha rezan y cantan en lengua sorbia, mientras que los Wittichenauer también lo hacen en alemán.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Los extremos de la pirámide demográfica se tocan

No son abuelos y nietos, pero conviven a diario bajo el mismo techo, el de la residencia de ancianos “Pflegen & Wohnen Farmsen”, de Hamburgo , entre cuyos muros alberga también una guardería. 80 niños de edades comprendidas entre los 6 meses y los 6 años, comparten actividades con los 215 ancianos que voluntariamente quieren participar y acuden a las salas conjuntas. Esta experiencia pedagógico-social, que adopta la apariencia de una iniciativa revolucionaria en el ámbito educativo, no es más que la consolidación en el terreno público de una experiencia que lleva siglos funcionando en el ámbito privado: allí donde no llegan los papás, los abuelos se ocupan y dos generaciones se dan la mano en un incalculable enriquecimiento mutuo.
“Los ancianos son para los niños una balsa de estabilidad, una especie de colchón paciente, comprensible y protector con los que se sienten colmados de tiempo y de ternura”, explica la vicedirectora de este Kindergarten, Jennifer Hinsch. “Ni siquiera la formación que tenemos los cuidadores o pedagogos profesionales puede suplir la dedicación y la ilusión que despliegan estos ancianos en su relación con los niños.

Paul Strauch, de 85 años, lee cuentos en la sala de lectura a dos o tres pequeños que le interrumpen constantemente con las preguntas más insospechadas. “Este, de mayor, va a ser periodista”, bromea el improvisado abuelo, que parece disfrutar con la forma en que las agujas del reloj giran y giran, estirando la lectura de un libro durante el doble de tiempo planeado, un hecho que desesperaría a cualquier profesor y a cualquier pared ocupado.
Mientras tanto, en la cocina, un grupo de niños y ancianos preparan juntos un pastel bajo la supervisión de Imke Göken, de 27 años, una de las trabajadoras del centro. “El hecho de que haya adultos acompañando esta actividad no impide que la harina y los huevos terminen esparcidos por toda la habitación, pero tanto unos como otros pasan la tarde más tranquilos”, advierte Göken.
“La principal diferencia entre este y el resto de los kindergarten es que estos niños están desarrollando un sentido de la vejez, están desarrollando una sensibilidad hacia la fragilidad y la enfermedad, como parte de su propio proceso de socialización. Y para los ancianos está muy claro que se sienten más útiles y más arraigados, que establecen relaciones de ternura con los niños y de alguna forma vencen sus propias limitaciones por el impulso que generan en ellos los niños. Se olvidan de los achaques, vaya!” describe la vicedirectora Hinsch, que insiste sin embargo en que los ancianos no pueden sustituir en modo alguno la tarea de los educadores. “Son funciones distintas y complementarias”, dice.
En la sala contigua, una encantadora mocosa de 5 años protesta, indignada, ante un tablero de ajedrez: “!Ya no juego contigo porque me haces trampas!”, mientras una anciana de unos 80 años se deshace en risas y concede: “Bueno, empezaremos desde el principio como tú dices, pero si no quieres que matemos al rey, ya me dirás cómo va a terminar la partida!”.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Mujer Merkel

El pasado viernes 2 de marzo, a las 10:30 de la mañana (parte inferior izquierda de la foto), la canciller alemana, Angela Merkel, firmaba en Bruselas el Pacto Fiscal, un paquete de austeridad de cientos de miles de millones que marcará en adelante la política económica de todo un continente. Ese mismo día, a las 17:00 (derecha de la foto), la canciller está de vuelta en Berlín y, camino a casa, para en un supermercado del centro para comprar unos pimientos, una col, aceitunas y una botella de vino blanco. La imagen fue captada por uno de los clientes del supermercado, y fue publicada después por Bild Zeitung. Allí nadie reaccionó de forma estrepitosa ante la presencia de la canciller porque la imagen es relativamente usual.
Para cualquier mujer que trabaja, esta compra de urgencia antes de llegar a casa forma parte de la rutina. Si a cualquier jefe de gobierno le preguntan cuánto cuesta una barra de pan y no lo sabe, quizá no sea porque los políticos están cada día más alejados de la realidad y del día a día de los ciudadanos, sino porque ese jefe de gobierno en cuestión es hombre. Porque si se lo preguntan a Merkel, seguramente acierta.
Es precisamente ese apego a la realidad de un presupuesto, al día a día de los alemanes, lo que el electorado sigue agradeciendo a Merkel. A pesar de que los alemanes están mayoritariamente (62%) en contra de los rescates europeos, ven en la canciller alguien a quien se puede confiar la administración de los bienes públicos y les da tranquilidad saber que pisa con igual naturalidad las alfombras rojas de las cumbres europeas que la cola para pagar en la caja del supermercado. De hecho, Merkel disfruta en este momento de su mayor nivel de popularidad desde la relección en 2009, según una encuesta de Stern que le da un 64% de respaldo. Para sacarla del gobierno en las próximas elecciones, si los sondeos no se dan la vuelta, sería necesaria una coalición de socialdemócratas y verdes con el estigma de no poder situar en la Cancillería al candidato más votado.
Hace no tantos años, ante esta foto habría surgido alguna voz diciendo algo así como “eso, eso, que se dedique a hacer la compra de su casa y nos deje a nosotros dirigir Europa”, pero estas encuestas dan a entender que los europeos se fían más de alguien que sabe hacer su propia compra que de tantos otros que se la dejan hacer.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario