Son como niños

Serios, puntuales, supereficientes, todo lo que queráis. Pero los alemanes, en el fondo, son como niños y les gusta mucho, muchísimo jugar. Cada año, unos 800 nuevos juegos de mesa y cartas aparecen en el mercado alemán. Casi todos ellos son de factura nacional y, si conocemos sus juguetes, los conoceremos mejor a ellos.
Allí donde las tradicionales jugueteras del Levante español vistieron nuestra infancia de entrañables muñecas de Famosa que caminan al portal, los alemanes se han especializado en la fabricación de juegos de mesa muy atractivos, caracterizados por entrenamiento en estrategia, reglas sencillas, partidas de corta duración y prevalecencia de la inteligencia sobre la suerte. “Es parte del carácter de los alemanes, que son personas a las que les gusta pensar mucho y les interesa inventar y encontrar algo”, señala Sven Thiel, del Club de Juegos Stechmücke, de Bremen. “Sentado en torno al tablero, se prueban diferentes estrategias y se aprende de los errores. No es sólo diversión, que es muy importante, pero no lo único”, explica.
Algunos ejemplos de lo que estoy diciendo son “Los colonos de Catán”, “Puerto Rico”, “Carcassonne” y “Dominion”. ¿Habéis jugado alguna vez? Resulta fácil, por ejemplo, imaginar a Merkel jugando a Carcassonne en las largas y oscuras tardes del invierno berlinés. El Juego recrea la ciudad francesa, famosa por su inigualable fortaleza medieval, que rodea toda la parte antigua de la villa. Los jugadores deben colocar estratégicamente sus piezas de terreno y sus peones para tratar de controlar las zonas y construcciones de la región: sus castillos, mercados, caminos, monasterios y campos. Quizá preapre así las cumbres de la UE, porque los alemanes se toman estos juegos muy en serio. Dos prestigiosos galardones que multiplican las ventas de los premiados distinguen a los mejores juegos de mesa lanzados cada año. Uno lo entregan las asociaciones de periodistas y el otro los mismos creadores.
Las empresas que los fabrican trabajan estrechamente con la industria editorial alemana, los herederos de la imprenta, y se disputan las colaboraciones con los mejores autores, ilustradores y editores. A pesar del impulso de los fabricantes chinos y a pesar de la fuerza de los videojuegos, la actividad no ha decaído, sino que sigue convocando a un creciente número de seguidores.
En definitiva, os los recomiendo. Aunque si tenéis por ahí unos minutos para perder y no os acucia la necesidad de entrenar vuestra estrategia, os recomiendo también estos dos que podeis jugar on-line. El primero es para practicar técnicas de maquillaje sobre el rostro de Angela Merkel (http://www.juegosdninas.com/maquillar/maquilla-a-merkel.php) y el segundo lleva por título “La venganza del pepino español” (http://www.juegosweb.com./la_venganza_del_pepino_espanol_10124). ¿Echamos una partida? Hay que mover en la pantalla al pepino español, que viaja a Alemania para vengar a sus hermanos caídos, pasto de las moscas. Debes recuperar los millones de euros perdidos, limpiar su nombre mancillado, aplastar a las salchicas enemigas, esquivar las bacterias nativas de E.coli y cuidarte de la Merkel.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s