Arañazo de Monti a Merkel

Monti acusa a Merkel de ser la “cabecilla dela intolerancia europea”. ¿Liderará el italiano una rebelión contra el eje franco-alemán?

A esto se le llama calentar una visita oficial. El primer ministro italiano, Mario Monti, que tiene una cita a media mañana con la canciller Merkel en Berlín, llega precedido por una entrevista en el diario Die Welt en la que acusa tanto a Merkel como a Sarkozy deguisarse y comerse ellos solitos los destinos de la UE y se distancia abiertamente de la gestión que están haciendo de la crisis del euro.
Ambos países no deberían “ponerse demasiado en las alturas” al hablar de disciplina presupuestaria, comenta el primer ministro italiano, quien destaca que el peor error de los últimos diez años lo cometieron precisamente Alemania y Francia en 2003 al incumplir los criterios de Maastricht. Merkel y Sarkozy “cometen un grave error si piensan que ellos solos podrán dirigir la UE”, afirma Monti, para quien “Europa debe tener varios centros. E Italia es uno de ellos”. “Italia es un país fuerte, orgulloso y tenemos una economía efectiva en principio”, afirma el primer ministro italiano, quien expresa su temor a que se produzcan protestas antieuropeas en su país si no se logran progresos claros ante los “duros sacrificios” exigidos. “Si para los italianos no se producen en un tiempo previsible éxitos palpables para su disposición al ahorro y las reformas surgirá en Italia una protesta, también contra Alemania, considerada la cabecilla de la intolerancia de la UE, así como contra el Banco Central Europeo”, señala.
En la entrevista se lee entre líneas que Monti viene a Berlín dispuesto a llevarse resultados palpables de la entrevista, dice que exige personalmente “duros sacrificios de los italianos, pero solo puedo reclamarlos si se perfilan a cambio ventajas concretas”. “No podré tener éxito si no cambia la política de la UE. Y si esto no sucede puede suceder que Italia, que siempre ha sido un país proeuropeo, caiga en los brazos de populistas”, advierte.
Una de cal y una de arena, concede que “la buena cooperación del tándem franco-alemán es una condición indispensable para el desarrollo de Europa” y a continuación señala que “eso no es suficiente, menos aún en una Europa de los 27″. Reconoce su admiración por este país al comentar que “siempre he trabajado por una Italia que se parezca lo más posible a Alemania. Me gusta mucho Alemania. Sobre todo por su mayor logro, la economía social de mercado”.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s