El final de la era “triple A”

No solo estamos comenzando un año, sino una nueva era económica. Esto es lo que dejan traslucir los primeros saludos y felicitaciones de año nuevo en los pasillos de los ministerios berlineses. En Alemania, las cifras de empleo son para descorchar champán, sus bonos siguen siendo el refugio más seguro para los inversores y su PIB se moverá en 2012 en el filo de la navaja de la recesión, una situación mucho mejor que la de muchos de sus socios.
Pero Alemania no afronta el año de forma individual, sino desde el seno de la UE, y cuenta con una rebaja más o menos generalizada de la calificación de la deuda europea. El Ministerio de Finanzas alemán, que trabaja estrechamente con el francés, cuenta con ello y una alta autoridad alemana ha reconocido a Reuters que Europa debe aceptar la idea de que se enfrenta “al fin de la era AAA”. Altas autoridades del Gobierno han señalado además en privado, durante estas vacaciones de Navidad, que están preparadas para aceptar una rebaja en la calificación “AAA” del Fondo Europeo Estabilidad Financiera (FEEF) si Francia y otros países son rebajados.
Los mercados están en la misma idea y se han estado preparando para un recorte en la calificación “AAA” de Francia y posiblemente de otros miembros de la zona euro, desde que Standard & Poors advirtiera a principios de diciembre sobre una rebaja masiva a los 17 países en bloque, debido a los temores por la crisis de deuda.
Si S&P recortara las calificaciones de los países de la zona euro en general, los economistas dicen que la reacción política y financiera sería tolerable, como lo ha sido para Estados Unidos.
Podría ser más peligrosa, por tanto, una considerable rebaja de la deuda de Francia, como la agencia Fitch ha sugerido. Esta situación crearía un mayor desequilibrio entre el seno de la UE y podría eliminar del mapa a Sarkozy, que recorre muy cuesta arriba el camino hacia un segundo mandato.
El caso es que ya no somos un conjunto económico que pueda disfrutar de las ventajas de la triple A, o lo que es lo mismo, no volveremos a financiarnos tan fácilmente durante una buena temporada. En España ya llevamos tiempo experimentando esa sensación de ahogo, pero ni nos imaginamos la presión que podemos sufrir si toda la UE pierde clientes en sus subastas de deuda. Alemania se siente preparada para afrontar el reto y cuenta con que, a lo largo de 2012, la UE podrá “controlar” la crisis de la deuda, pero sabe que en esta nueva era debemos abandonar la cultura del crédito y la hipoteca.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s