Mujer Merkel

El pasado viernes 2 de marzo, a las 10:30 de la mañana (parte inferior izquierda de la foto), la canciller alemana, Angela Merkel, firmaba en Bruselas el Pacto Fiscal, un paquete de austeridad de cientos de miles de millones que marcará en adelante la política económica de todo un continente. Ese mismo día, a las 17:00 (derecha de la foto), la canciller está de vuelta en Berlín y, camino a casa, para en un supermercado del centro para comprar unos pimientos, una col, aceitunas y una botella de vino blanco. La imagen fue captada por uno de los clientes del supermercado, y fue publicada después por Bild Zeitung. Allí nadie reaccionó de forma estrepitosa ante la presencia de la canciller porque la imagen es relativamente usual.
Para cualquier mujer que trabaja, esta compra de urgencia antes de llegar a casa forma parte de la rutina. Si a cualquier jefe de gobierno le preguntan cuánto cuesta una barra de pan y no lo sabe, quizá no sea porque los políticos están cada día más alejados de la realidad y del día a día de los ciudadanos, sino porque ese jefe de gobierno en cuestión es hombre. Porque si se lo preguntan a Merkel, seguramente acierta.
Es precisamente ese apego a la realidad de un presupuesto, al día a día de los alemanes, lo que el electorado sigue agradeciendo a Merkel. A pesar de que los alemanes están mayoritariamente (62%) en contra de los rescates europeos, ven en la canciller alguien a quien se puede confiar la administración de los bienes públicos y les da tranquilidad saber que pisa con igual naturalidad las alfombras rojas de las cumbres europeas que la cola para pagar en la caja del supermercado. De hecho, Merkel disfruta en este momento de su mayor nivel de popularidad desde la relección en 2009, según una encuesta de Stern que le da un 64% de respaldo. Para sacarla del gobierno en las próximas elecciones, si los sondeos no se dan la vuelta, sería necesaria una coalición de socialdemócratas y verdes con el estigma de no poder situar en la Cancillería al candidato más votado.
Hace no tantos años, ante esta foto habría surgido alguna voz diciendo algo así como “eso, eso, que se dedique a hacer la compra de su casa y nos deje a nosotros dirigir Europa”, pero estas encuestas dan a entender que los europeos se fían más de alguien que sabe hacer su propia compra que de tantos otros que se la dejan hacer.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s