ALEMANIA SE BUSCA A SÍ MISMA.

Los alemanes tiende a repensarse. En la medida en que los conozco, siempre he percibido en ellos un tick freudiano que les empuja a posicionarse respecto a su propia historia, nacional y personal. En el 20º aniversario de la reunificación de Alemania, el presidente Christian Wulff ha dirigido su discurso a las eternas preguntas del “¿Qué es Alemania?”, “¿Quiénes somos los alemanes?”, desbarrando después por los derroteros de la integración cultural de los inmigrantes musulmanes, que tiene sumido a este país en una auténtica crisis de identidad.
El FMI acaba de conceder a Alemania, en su último informe, el título oficial de motor económico de occidente, hay una nueva generación de políticos europeos que negocia con ellos sin recordar que son los nietos de los nazis, están finalizando con éxito la madre de todas las reunificaciones y, en lugar de, sencillamente, estar contentos y orgullosos, se debaten consigo mismos buscando la piedra filosofal que responda a la pregunta “¿Qué es Alemania?”.

Y sin embargo basta con echar un vistazo alrededor para responderla. La noche del aniversario, mientras parejas de enamorados celebraban con besos el reencuentro de las dos Alemanias y los fuegos artificiales explotaban sobre el Reichstag, sólo algunos alemanes, los más mayores, asociaban el retumbar de los estallidos de cohetes con el tronar de las bombas rusas de 1945 sobre esa misma explanada. Incluso Helmut Kohl, hierático en su silla de ruedas sobre el escenario, parecía una estatua de sí mismo.
Esa misma noche, las fiestas se prolongaron hasta la madrugada. Jazz seductor en el Eierschale, cabaret desenfadado en Chez Nous. Copas en Die Bar y Morena, en Kreuzberg, Pin-guin Club, Zoulou. Fischlabor en Schöneberg. Políticos en el clásico Harry’s y en el Bristol, algo más tranquilos y sofisticados. Por no hablar de los Dj,s estrella en la cosmopolita Annabelle’s o la gigantesca Metropol. Varias veces he escuchado contar a Paul van Dyck que conoció la noticia de la caída de Muro de Berlín en Hamburgo, viendo la televisión con su madre. “Lo primero que pensé fue que tenía que ir cuanto antes a Berlín y montar una gran fiesta”, recuerda todavía emocionado.
Alemania es ya otra Alemania. A los niños de primaria de los colegios de Berlín, es necesario explicarles lo que fue el Muro y devuelven la mirada, más escéptica que asombrada, cuando escuchan que aquel Muro impedía a muchos reunirse con sus familias, al otro lado. Y quien se aviene a repartir explicaciones al respecto, despreciando el teorema que demuestra que la cadena de preguntas que es capaz de eslabonar un niño tiende a infinito, termina encontrándose con espontáneos y despreocupados interrogantes como “mamá, ¿y qué son los nazis?”.
La nueva Alemania ha conseguido superar su traumas y ha sacado lecciones de su historia. No es perfecta, pero como decía mi profesor, la perfección es nazi.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ALEMANIA SE BUSCA A SÍ MISMA.

  1. Clausius dijo:

    El autoanálisis excesivo, una de las características, aunque puede sonar a tópico, de los alemanes. Es algo de lo que los que vivimos aquí terminamos por darnos cuenta más tarde o más temprano. Y el Presidente federal no va a ser menos…

  2. Carlos Melches dijo:

    Yo les recomendaría a los alemanes ser más poetas, más trascendentes, no ahogarse en el presente. La perspectiva es la que hace ver las cosas en su verdadera dimensión. Eso da una mirada serena y permite disfrutar, por ejemplo, de este aniversario.

  3. Matías dijo:

    Alemania se busca a sí misma porque Alemania está condenada a cambiar. El envejecimiento generalizado de la población de raíz alemana hará necesaria la entrada de personas de otros países, con sus correspondientes influencias culturales, ideológicas y religiosas. Ese proceso de asimilación será clave para el futuro del país. Y en eso está ahora metida la opinión pública alemana. El debate “Sarrazin” es una muestra de ello. Los alemanes temen repetir errores pasados. Por eso debaten sobre su identidad. Interesante proceso en el que los extranjeros que vivimos en Alemania también tenemos algo que decir.

  4. Pingback: Los números de 2010 | Desde Berlín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s