Una madre alemana va a la cárcel

En Alemania no hay gran resistencia de los padres a la asignatura de educación sexual en la escuela, a partir de la cuarta clase y a niños de 9 años, algo comprensible al ver cómo las gastan los tribunales. Irene Wiens, madre de 4 niños de entre 10 y 16 años y residente en Renania Norte-Westfalia, ha sido condenada a 43 días de prisión por negarse a permitirles asistir a las clases de educación sexual, alegando que “ni el contenido de la asignatura ni su planteamiento interactivo están de acuerdo con la visión de la sexualidad que en la familia queremos enseñar a nuestros hijos”. El colegio de Salzkotten al que asisten sus hijos imparte la asignatura a través de vídeos y con la representación de una obra de teatro en la que se presentaban escenas de sexo explícito y, aunque son muchos los padres descontentos con el planteamiento, solamente Irene Wiens ha mantenido su oposición hasta el final y a pesar de la denuncia que ha terminado en los tribunales.
Desde 2006 hasta hoy hay registradas 35 sentencias contra padres alemanes que se han segado a dejar a sus hijos asistir a estas clases y las condenas van desde las multas de entre 200 y 1.200 euros hasta penas de prisión de hasta mes y medio. Roger Kiska, que lleva la defensa del caso en el recurso ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo por parte de la fundación Alliance Defense Fund, especializada en la protección de la libertad de conciencia, alegará que “son los padres y no los gobiernos los responsables últimos de la educación de sus hijos”. “Encarcelar a los padres por ejercer un derecho universalmente aceptado es sencillamente impensable, la familia Wiens se acogerá a la Convención Europea de Derechos Humanos, que protege el derecho de los padres a transmitir a sus hijos la visión de la sexualidad que esté de acuerdo con sus creencias”.
Asociaciones de padres de 9 países se han sumado ya a una declaración de apoyo que califica de “inaceptable” la condena de esta madre alemana y que apela a la Declaración Universal de Derechos Humanos, el Convenio para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales y la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE, así como el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. El Tribunal alemán que ha emitido la sentencia, sin embargo, argumenta que la educación primaria es obligatoria para todos los niños sin excepciones y los padres están obligados por ley a llevarlos al colegio para que asistan a todas las horas lectivas.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s